¿Eres un buen jugador en equipo?

Si algo nos enseñó la pandemia es que la vida no es una cuestión individual; los seres humanos estamos diseñados para vivir en sociedad, para ayudarnos y dependemos los unos de los otros tanto para sobrevivir como para crecer. Aún así, en la actualidad se le da mucha más importancia al trabajo individual y a crecer personalmente que a saber cómo formar parte efectiva de un equipo.

Patrick Lencioni, autor de Las 5 Disfunciones de un Equipo y The Ideal Team Player, explica que muchos no sabemos cómo comportarnos dentro de un equipo, ya sea de trabajo, familia o amigos, sin embargo, hay 3 cualidades que podemos desarrollar para poder ser el miembro ideal de un equipo: 

  1. HUMILDAD

Esta es la cualidad más importante en los miembros de un equipo. Es el antídoto al orgullo, a la arrogancia y al egoísmo. Alguien humilde es quien ve por los demás y los pone primero, aunque no por eso piensa menos de sí mismo o tiene una falta de auto-confianza. Simplemente es una persona que reconoce sus talentos y los pone al servicio de otros.

  1. HAMBRE

Esta cualidad se refiere al hambre de hacer cosas, de sacar el trabajo adelante. La gente hambrienta tiene una ética de trabajo implacable que los lleva a tener los más altos estándares en todo lo que hacen, son aquellos que nunca se conforman con hacer solo lo mínimo requerido y dan su 100% en todo lo que hacen. Según Lencioni, la gente hambrienta suele ser la más exitosa, tanto en el trabajo como en la vida.

  1. INTELIGENCIA

La última característica, aunque no por eso la menos importante, se refiere a la inteligencia – no la inteligencia intelectual sino la emocional. Es ese sentido común que tienen algunas personas para entender a la gente y utilizar siempre las palabras y las acciones que garantizan los mejores resultados en todas sus interacciones.

Como ya había mencionado, estas son cualidades que podemos desarrollar, pero, ¿cómo saber cuál es en la que más necesitamos trabajar?

Pon atención en las siguientes etiquetas que menciona Lencioni para descubrirlo:

  • “Creador de desastres accidental” 

Son personas con altos niveles de humildad y hambre pero con muy poca inteligencia emocional. Caen muy bien y suele ser divertido trabajar con ellos porque siempre tienen una gran actitud, pero crean problemas por donde van que generalmente tienen que resolver otros miembros del equipo, haciendo menos eficientes los procesos de trabajo.

  • “Holgazán adorable” 

Son personas con mucha humildad e inteligencia emocional, sin embargo, les hace falta esa hambre de salir a hacer las cosas y dar su máximo esfuerzo en todo lo que hacen, al contrario, suelen hacer lo mínimo indispensable. Es muy divertido estar con ellos, pero crean mucho más trabajo para el equipo.

  • “Político hábil” 

A estas personas les hace falta la cualidad más importante: humildad. Son sumamente hambrientos y tan emocionalmente inteligentes que logran cautivar a todos con los que se relacionan, aparentando tener esa humildad que les falta. Siempre saben qué decir y con quién relacionarse para lograr el éxito, sin embargo, al tratarse todo solo de ellos mismos, son capaces de pasar por encima de quien sea.

Y tú, ¿qué tipo de jugador eres?  Auto-evalúate y diseña una estrategia para convertirte en un jugador ideal y ayudar a tu equipo a crecer. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *