Un buen trabajo

Usualmente las personas que están en busca de trabajo tienen la Expectativa de conseguir “un buen trabajo”.
Cada individuo es distinto, por lo que la definición de ese “buen trabajo” puede variar.

En lo personal, la última vez que me decidí a buscar empleo seguí el sabio consejo de una de mis Maestras: “Saber pedir”.

Así que, basado en mi última experiencia laboral y lo que me apasiona en la vida, pedí que mi próximo empleo fuera:

  • Con un buen ambiente laboral, donde no solo me llevara bien con mis compañeros, sino que también hubiera cosas en común y con las cuales me sienta identificado. Que nuestra razón de estar ahí estuviera relacionada con algo que va más allá de que fuera nuestra forma de generar ingresos.
  • Con un horario flexible, que me permitiera fluir cada día conforme lo necesite, pudiendo balancear mi vida personal y mi vida laboral.
  • Cerca de casa o preferentemente desde casa, para poder estar más tiempo en mi hogar y evitar que mi calidad de vida se vea afectada por la distancia.
  • Bien pagado, que exista una valoración y un equilibrio entre lo que estoy haciendo, como lo estoy haciendo y lo que recibo por ello.

Como te conté en mi post anterior, había algunos otros requisitos básicos para regresar a un empleo formal, pero en esencia esto que te digo ahora fue lo que pedí.

Al final la Experiencia ha rebasado mi Expectativa, ya que he obtenido mucho más:

Posibilidad de participar en proyectos para los que originalmente no estaba contemplado pero para los cuales vieron aptitudes en mi, capacitaciones, eventos, viajes, retos, conocer gente talentosa y apasionada, etc.

Dicen que una buena forma de saber si una empresa es buena o no es si sus empleados están dispuestos a recomendar a otras personas que trabajen ahí.

Yo sí recomiendo a Neuva como un buen lugar para trabajar.

¿Qué hacen en tu empresa para que la Experiencia que viven los empleados supere sus Expectativas?

¿Te gustaría saber más acerca de lo que hacemos en Neuva para ayudar a las empresas a tener Empleados Felices? Escríbeme a ernesto@neuva.biz y con gusto te platico.

 

Photo by rawpixel on Unsplash

¿Cómo evitar que mi equipo se victimice?

En la transmisión en vivo de hoy contestamos la pregunta: ¿Cómo evitar que mi equipo se victimice? y aquí te compartimos el video.

Recuerda que puedes escribirme a miguel@neuva.biz si tienes comentarios o dudas.

¡A partir del próximo jueves 4 de octubre comenzaremos a transmitir a las 5pm!

4 pasos para enfrentar los conflictos de manera más eficiente

¿Alguna vez has tratado de evadir a alguien? ¿Te has quedado enfrascado en un conflicto sin encontrar cómo salir de el? Si respondiste que sí a alguna de las 2 preguntas, este post es para ti.

Yo pensaba que el conflicto debía evitarse a toda costa y cuando llegaba a estar en medio de
uno, difícilmente encontraba el beneficio o la salida.

Hoy pienso muy distinto, creo que el conflicto es algo positivo y deseable. Así como lo oyes,
algo deseable. Hace algunos años fui a un curso de The Non Violence Project con Mauricio
López Aymes y ahí comencé a cuestionar el paradigma en el que había vivido y comencé mi
búsqueda por métodos y formas de enfrentar de mejor manera los conflictos.

El conflicto no es otra cosa que una diferencia entre dos personas o más y esta diferencia puede
deberse a 3 causas:

  • Tener opiniones distintas
  • Tener escasez o insuficiencia de algo
  • Tener una disputa por propiedad o autoridad

Cualquiera que sea su origen, el conflicto puede descomponerse en partes: el hecho, los
actores, las necesidades de cada actor y los sentimientos de cada actor.

El hecho es algo que va a suceder y que, de alguna manera, detona un conflicto. Por ejemplo,
imagina que tu hija quiere ir a una fiesta con sus amigas y pide regresar hasta tarde. En este
ejemplo, ¿Cuál es el hecho? Si revisas bien, te darás cuenta que sólo hay un hecho real, que
habrá una fiesta. De esto, podemos desprender que tu hija puede sentirse triste si no le das
permiso, que tú, como papá o mamá te preocuparías si ella sale, que tu hija necesita divertirse
y que tú, como padre, necesitas seguridad para que ella esté bien.

Si desglosamos este evento, podríamos entonces separar los sentimientos, enfocarnos en las
necesidades que derivan del hecho y buscar posibles soluciones.

En los años que llevo usando ese ejemplo, las posibles soluciones que he
recibido han sido:

Que mi hija se vaya en Uber, que me llame cada hora, que me diga con que amigas y dónde
estará, que organicemos la fiesta en casa, que nosotros la llevemos y pasemos por ella, hasta
“pues la acompañamos a la fiesta”.

Lo interesante es que, en la medida en que comprendes los sentimientos y los traduces a
necesidades, comienzas a descubrir más y más soluciones.

Si, en lugar de hacer este proceso, se hubiera evitado el conflicto, los posibles resultados que
me han compartido son los siguientes:

Como padre me enojo, no doy permiso y mi hija se enoja conmigo. No la dejo salir y ella busca
la manera de escaparse. Mi hija se enoja conmigo y desata un pleito más grande. Etc.

Como puedes ver, el enfrentar los conflictos, mejora nuestras posibilidades de obtener mejores
resultados y evita posibles errores más grandes.

Por ello, te comparto 4 sencillos pasos con el acrónimo R.E.I.R. para hacer frente a los conflictos
de manera más eficiente:
Respeto
Entendimiento
Intención
Resolución

Respeta y reconoce a la otra parte
Cada persona tiene una percepción distinta del mundo, es importante que reconozcamos que
desde su perspectiva puede estar viendo una realidad que nosotros no y esta ser igual de
verdadera que la nuestra.

Entiende antes de querer que te entiendan
Cuando luchamos por primero querer ser entendidos, tendemos a hablar más de lo que
escuchamos, asegúrate de hacer tantas preguntas como te sea posible y parafrasear lo que
escuchas, asegúrate de comprender el punto de vista de la otra persona.

Intención por delante y con responsabilidad de tu parte
Siempre comparte el resultado al que quisieras llegar, cuál es tu intención. Cuando enuncies tu
opinión, no olvides que es solo tu perspectiva y que no puedes ver de la otra persona más allá
de sus acciones, sé específico y no etiquetes. Recuerda evitar utilizar el verbo “ser” Jamás
comiences una frase con: “eres…”

Resolución con miras al futuro
No termines una discusión hasta no llegar a una solución o un siguiente paso. Si se queda
abierto, sin acuerdos o acciones, puede volverse una crítica y podría dañar la relación con la
otra parte.

Con este método podrás resolver conflictos de manera más eficiente, al tiempo que proteges y
mejoras tus relaciones.

Te pido lo pruebes esta semana en algún conflicto en el que te encuentres y me compartas
cómo te funcionó. Para ello, puedes dejarme un comentario en este post o escribirme a paulina@neuva.biz
¡Saludos!

 

Photo by rawpixel on Unsplash

¿Cómo resolver un conflicto?

En la pasada transmisión en vivo respondimos la pregunta: ¿Cómo resolver un conflicto?

¡Aquí te comparto el video!

Si tienes comentarios o dudas por favor escríbeme a paulina@neuva.biz

¡Este jueves 27 de septiembre por excepción comenzaremos a las 12pm!

¿Cómo darle más valor a tu tiempo?

En nuestra última transmisión en vivo estuvimos respondiendo a la pregunta:

¿Cómo darle más valor a tu tiempo?

Aquí te comparto el video y si tienes dudas o comentarios por favor escríbeme a miguel@neuva.biz

¡Recuerda acompañarnos todos los jueves a las 11am!

¿Te gustan los cambios o te resistes a ellos?

¡Hoy tuvimos nuestra segunda transmisión en vivo!

Platicamos del cambio y de cómo es percibido por los integrantes de un equipo.

Si te interesa profundizar en el tema o tienes dudas escríbeme a paulina@neuva.biz y te invito a que de aquí en adelante nos acompañes los jueves a las 11am en nuestras siguientes transmisiones en vivo.

5 tips para mantener la motivación en el trabajo

En el mundo laboral, la falta de motivación puede llegar a convertirse en una constante. Como
trabajadores solemos sentirnos desmotivados frente a diversos entornos laborales y quienes
tenemos la oportunidad de trabajar desde casa estamos aún más expuestos a acompañarnos de
esa temida “falta de motivación”.

Por lo tanto, es importante trabajar en nuestra inteligencia emocional y así auto motivarnos para
mantener presente el impulso, la pasión y el interés por nuestro trabajo.

Aquí les comparto 5 tips para mantener nuestra motivación laboral en el día a día:

1. No perder de vista los objetivos
Diariamente es importante recordarnos cuáles son nuestras metas y objetivos, tanto a
corto como mediano y largo plazo, esto nos permite mantenernos enfocados y entender
mejor la situación por la cual estamos pasando.

Tip: poner un recordatorio de tu objetivo en algún lugar donde lo puedas ver a
constantemente. Pueden ser desde post-its junto a tu computadora hasta un mood-board
en tu escritorio.

2. Crear un plan de trabajo
Realizar una correcta planificación fomenta la autoconfianza durante todo el proceso de
trabajo, nos recuerda a donde queremos llegar y lo que hemos ido logrando a lo largo del
proceso. Además es útil como fuente de retroalimentación para saber qué hemos hecho
bien, qué hemos hecho mal e irnos ajustando para nuestros resultados finales.

Tip: utilizar apps como Wunderlist para cumplir con los planes diarios y otros softwares
como Rhythm para llevar un control semanal.

3. Darnos una pausa
Aunque muchas veces nos sentimos abrumados por nuestras listas de pendientes, es
importante tener un equilibrio y esto implica darnos algunos descansos tanto durante el
horario diario como durante la semana.

Tip: Pueden aumentar más la productividad los descansos pequeños pero con mayor
frecuencia.

4. Prepararnos para cuando las cosas no salen como esperábamos
Los errores no son fracasos, sino aprendizajes… Por eso es importante no darnos por
vencidos cuando las cosas no sale como esperábamos. Mientras menos nos apeguemos a
nuestras expectativas menos nos preocuparemos cuando no consigamos lo que
esperábamos.

5. ¡Celebrarnos a nosotros mismos!
Las recompensas por haber obtenido ciertos resultados también son un poderoso
estímulo, aumentan la motivación intrínseca y crean una asociación entre trabajo duro y
recompensas agradables.

Tip: Intenta recompensarte de acuerdo con tu nivel de esfuerzo. A veces la tarea es simple
pero poco atractiva.

Finalmente, recordemos que es importante aceptar que todo es un ciclo y mantener la motivación
todo el tiempo es una tarea difícil. Así que lo más importante es no rendirse y tener la certeza de
que la inspiración volverá si continuamos.

Compartamos opiniones y cuéntenme qué otro tip darían para mantener la motivación laboral en
el día a día a contacto@neuva.biz

 

Productividad y Felicidad

La productividad no es como erróneamente creemos que es, vivir trabajando cada vez más y más,
al contrario, es trabajar menos pero mucho mejor.

Pensar que las jornadas largas de trabajo son realmente productivas, es una idea que poco a poco
está desapareciendo, ya que las personas que alcanzan más fácilmente el éxito son aquellas que
consiguen trabajar poco, enfocados, con la máxima eficiencia y estando en equilibrio con su vida
personal.

La productividad no solamente es una cuestión de hacer números, tablas y gráficas, devorar libros,
etc. se trata de cambiar ese pensamiento, superar miedos y reorganizarnos.

Debemos considerar que la productividad es un camino para lograr un fin que en la mayoría de los
casos es dedicar el tiempo y energías a nosotros mismos, a lo personal y que al mismo tiempo nuestras horas de trabajo se encuentren en equilibrio con nuestros objetivos y nos lleven al éxito, viviendo la felicidad.

La productividad está estrechamente relacionada con la felicidad, muchos estudios lo demuestran,
como el de una firma llamada “Talent Management Consulting” en el que se describe de manera
literal que “cuando las personas tienen niveles altos de dopamina y serotonina, aumentan la
capacidad cerebral a un 100% y en igual porcentaje, la productividad”

Por lo que, en conclusión, los empleados felices son más productivos, contribuyendo así a los
resultados de las empresas.

¿Qué tal están los resultados en tu empresa? ¿Son felices tus colaboradores?
Si te interesa conocer los niveles de felicidad en tu empresa, escríbeme a adriana@neuva.biz y platiquemos.

Felicidad empresarial, el balance entre lo personal y laboral

En el 2010 tuve la grandiosa oportunidad de conocer por primera vez lo que significa trabajar desde casa y/o de manera remota. Todo se dió por un cambio organizacional a nivel internacional en la compañía en la que estaba y entonces, de tener una jefa directa en la misma oficina en México, pasé a tener un jefe en Canadá.

Recuerdo que en una de las primeras llamadas que tuve con Ian, mi nuevo jefe, me comentó algo así: – Ernesto, no sé si tú lo sabes, pero acá en Canadá tratamos de tener una cultura en el trabajo que nos permita tener un mejor balance entre nuestra vida personal y nuestra vida laboral, así que de ahora en adelante quiero que eso sea extensivo a tí y por lo tanto pronto comenzarás a trabajar desde casa. –

¡Es de las cosas más bonitas que alguien me había dicho por teléfono! Y es que seamos honestos, palabras así enamoran, lo hacen a uno amar su trabajo. Para mi esto significaba que podría hacer lo que quería, o tal vez necesitaba, en mi vida personal, sin descuidar mi vida laboral y viceversa.

¿Y por qué primero lo personal por sobre lo laboral? Por que si estoy bien en lo personal, puedo estarlo en lo laboral. Es algo que va de la mano.

En el 2012 salí de esta empresa, donde por 2 de los 7 años que estuve ahí, conocí las virtudes y una que otra complicación de trabajar desde casa. Salí con la firme convicción de evitar en todo lo posible regresar a trabajar a una oficina en la que tuviera que ir de 4 a 8 horas, 5 o más días de la semana a hacer algo que estuviera alejado de lo que realmente me apasiona y que, además tendría que cumplir un código de vestimenta.

Así que después de un viaje familiar a Alemania y tras, irresponsablemente, gastarme parte del dinero que me dieron al salir de la empresa, me vi en una realidad de la cual había estado desconectado por estar viviendo dentro de la burbuja de estabilidad que me dió tener seguro social, seguro de gastos médicos mayores y menores, vales de despensa y de comida, quincena asegurada, bonos, utilidades, aguinaldo, vacaciones pagadas, días extras de descanso adicionales a los oficiales, etcétera.

De repente ya no tenía nada, todo eso ya no estaba y, además, no quería regresar a un empleo de oficina.

Afortunadamente, la vida me ha rodeado de amigos y lo que hice fue acercarme a unos que conformaron una cooperativa con un servicio de mensajería en bicicleta y comencé a trabajar de inmediato con ellos como bicimensajero, haciendo justo algo que me apasiona, andar en bici. A la par, comencé a trabajar en otras cosas relacionadas a la bicicleta, como cursos, talleres, pláticas, campañas y demás en una asociación civil de la que formo parte desde hace 10 años.

En 2015, mientras asistía a un temazcal, acompañado de un cicloviajero argentino, decidí que ya era suficiente de ver viajeros en bicicleta pasar y que ahora era tiempo de que yo viajara. Y que también ya era tiempo de tener estabilidad económica para poder estar más tranquilo y poder seguir haciendo todo lo que deseara.

Para finales del mismo año, recibí una llamada de Miguel, mi actual jefe. Me llamaba porque la hermana de mi esposa me había recomendado y quería platicar conmigo respecto a una posibilidad de trabajar juntos.

Me citó en una cafetería, yo traía activada la alerta de oficina, de código de vestimenta y de hacer algo alejado de lo que me apasiona. Comenzamos a platicar de lo que hacíamos y nos gustaba hacer, a qué se dedicaban en su empresa y de qué trataba el trabajo que me ofrecía.

Cuando me empezó a hablar de la “felicidad empresarial” o también conocida como “felicidad en el trabajo”, honestamente, lo primero que pensé fue en algo así como en el club de los optimistas y hasta se me hizo cursi, pero conforme me fue explicando más a detalle en qué consistía, me fue haciendo sentido, más aún porque en realidad era algo que de alguna manera ya conocía y lo había vivido.

Al final, Miguel me dijo que asistiera a uno de los talleres que él y Paulina, su esposa, socia y mi jefa actual también, imparten para conocer a fondo lo que hacían y si me interesaba realmente participar con ellos.

En febrero de 2016 asistí por primera vez a un taller de Neuva, el taller “Happy Customer, Cliente Feliz”. Viví de cerca lo que implicaba apoyar a personas que tienen sus propios negocios o que son directivos en empresas a identificar quiénes son sus verdaderos clientes, a usar herramientas y diseñar estrategias para generar felicidad tanto en empleados como en clientes para lograr que sus negocios sean más prósperos.

Entonces me dí cuenta que a través de esta oportunidad de trabajo podría generar un impacto positivo en mi persona, en mi familia y en la comunidad, así que acepté sumarme a lo que en aquel momento fue el reto de multiplicar la felicidad. Reto que ahora se ha ampliado para ayudar a los negocios a crecer, procurando trabajar el lado humano, o mejor dicho, a “Humanizar el crecimiento exponencial de las empresas”.

Esta es mi historia de los últimos 8 años. Me encantaría saber si tu historia es similar a la mía o si has evaluado dar el “salto” que yo di.

Próximamente te estaré platicando más acerca del cómo vivo la felicidad empresarial y te daré algunas recomendaciones respecto al trabajo desde casa y el balance entre tu vida personal y la laboral.

Compárteme tu historia, escríbeme a ernesto@neuva.biz

(Dedicated to Ian Cooper)

Ser capaz de lo que quiero lograr

Si este es uno de los momentos en los que sientes que no estás logrando lo que te propones, estos tres pasos pueden ayudarte a darle la vuelta de forma definitiva.

  1. Aprende a conocerte

Todavía no tenemos certeza de quién dijo las palabras «Conócete a ti mismo». Lo cierto es que es una frase muy poderosa que nos indica el primero paso para poder trascender. Lo malo, es que no nos dijo cómo hacerlo.

El conocernos a nosotros mismos nos evitará reaccionar de forma abrupta ante las circunstancias que se nos presentan y el identificar las fortalezas y recursos que tenemos nos permitirán tener mayor control de las situaciones en las que estemos.

Para empezar a conocernos, una gran herramienta es el Test VIA de Fortalezas de carácter. Esta herramienta te ayudará a identificar en que eres fuerte y puedas ayudarte con ello a dominar el entorno en el que estás.

Para realizar este test desarrollado por Martin Seligman y Christopher Peterson, basta con dar click en la siguiente liga: https://www.viacharacter.org/survey/account/register

  1. Aprende a regularte

Solo puedes regular aquello que dominas, así que comienza a tener el dominio de ti mismo(a). Conforme más te conoces, más fácil será que anticipes tus reacciones y puedas canalizarlas de forma positiva, en lugar de que tus emociones y reacciones te dominen a ti.

  1. Aprende a saber lo que quieres

Asegúrate de que tu autoconocimiento y autoregulación tengan un destino claro que te permita lograr todo lo que te propongas.

Ponte metas y ten un sistema de seguimiento para llegar a ellas. Comienza por metas pequeñas como «Esta semana caminaré 2 vueltas a la manzana». Verás como, poco a poco, irás poniéndote metas más grandes que irás cumpliendo vez más fácilmente, por el simple hecho de que ya tienes el hábito de cumplirlas.

A partir de ahora, si sientes que algo no avanza o estás atorado, comienza por un proceso de autoconocimiento. ¿Qué es aquello que me está haciendo postergar? ¿Qué estoy viviendo que no me deja enfocarme? Las respuestas más certeras siempre comienzan en uno mismo.

Cuéntanos qué descubriste de ti mismo con esta evaluación y cómo puede ayudarte en el proceso de alcanzar tus logros. Escríbeme a paulina@neuva.biz me encantará escuchar tus resultados.