Encuentra tu flow

¿Te ha pasado que cuando estás haciendo alguna actividad que disfrutas mucho te concentras tanto que parece como si el tiempo se detuviera, no te das cuenta de nada de lo que sucede a tu alrededor y puedes olvidarte hasta de comer por estar tan centrado en lo que estás haciendo?

Este es un fenómeno que el psicólogo positivista, Mihaly Csikszentmihalyi, ha estudiado desde hace muchos años y con el que desarrolló la teoría de la experiencia óptima o teoría del flow.

Este concepto es algo como lo que sucede en una escena de la película de Pixar, Soul, donde Joe, el músico protagonista, se transporta a “la zona” al tocar el piano y es como si su alma visitara otro plano donde solo están él y su música que fluye sin esfuerzo.

Precisamente, “la zona” es ese estado de éxtasis en el que entramos cuando fluimos en la actividad que realizamos. En palabras Csikszentmihalyi, el flow “es un estado en el que la persona se encuentra completamente absorta en una actividad para su propio placer y disfrute, durante la cual el tiempo vuela y las acciones, pensamientos y movimientos suceden unas a otras sin pausa”.

El psicólogo entrevistó a muchos deportistas, artistas y músicos en su investigación de la teoría del flow y se encontró con que la mayoría describió que durante su estado óptimo de rendimiento, su trabajo simplemente fluía, sin tener que esforzarse mucho por lograrlo.

Pero no te preocupes si tu actividad no tiene nada que ver con el deporte o el arte. De hecho, se ha encontrado que el flow es un fenómeno universal que puede sucederle a cualquier persona, independiente de su género, raza, edad o profesión. 

Esto es importante, ya que, según Csikszentmihalyi, la felicidad no es un estado permanente al cual llegar, sino algo que se genera basado en las actividades realizadas, y entrar el flow es una gran manera de lograr alcanzar la felicidad en la vida y sentir que tenemos control sobre ella.

Para el psicólogo, hay nueve elementos diferentes necesarios para poder fluir en lo que hacemos:

  1. Hay objetivos claros definidos para cada etapa de la tarea a realizar.
  2. Existe una retroalimentación directa e inmediata, lo cual permite que el comportamiento pueda ajustarse según se requiera.
  3. El nivel de habilidad y la dificultad del reto se encuentran en completo balance, es decir, la tarea a realizar no parece ni demasiado fácil ni demasiado difícil.
  4. Las acciones y la conciencia se fusionan, se actúa sin esfuerzo ni dudas.
  5. Todas las distracciones salen de la conciencia, toda la atención está concentrada en la actividad que propicia el flow.
  6. No hay preocupación por el fracaso, debido a la sensación de control que se genera al realizar la tarea.
  7. La autoconciencia desaparece, el ego se desvanece al estar en completa concentración en una tarea, no hay espacio para preocuparse por otros problemas.
  8. El sentido del tiempo se distorsiona, puede parecer que todo pasa más rápido o que el tiempo se detiene.
  9. La actividad realizada se vuelve un fin en sí misma.

El estado de flow, como la felicidad, no es un estado permanente, todo lo contrario, es completamente dinámico. Si realizamos la misma actividad que nos hizo entrar en flow una y otra vez, entonces el nivel del reto disminuye y por lo tanto se vuelve aburrida.

Por eso, el flow también es un impulsor para seguir buscando nuevos y más grandes retos. En una empresa, por ejemplo, es importante propiciar que todos fluyan en sus actividades para que la felicidad, la creatividad y el rendimiento grupal mejore considerablemente.
Si lo viéramos en una gráfica, el flow se vería algo así:

Graphical user interface

Description automatically generated

Como podemos ver, si el reto es considerado demasiado difícil para nuestras habilidades, entonces el estrés y la ansiedad nos impedirá entrar en estado flow. Si, por el contrario, nuestras habilidades son superiores al reto, la tarea se volverá aburrida y no nos motivará a fluir. 

La apatía es el estado en el que muchas veces nos encontramos por inercia, como cuando nos quedamos sentados viendo la tele o navegando las redes sociales: no hay un reto que nos motive a usar nuestras habilidades, no tenemos que esforzarnos por lograr algo.

Ninguna de estas situaciones promueve una existencia donde podamos alcanzar la felicidad. Por eso, la teoría de la experiencia óptima, sugiere desarrollar el flow en todas nuestras actividades, para alcanzar el estado de éxtasis y felicidad constante en nuestras vidas. 

Entonces, ¿estás listo para dejarte fluir?

¿Puede la supervisión de tu equipo ser algo divertido?

¿Puede la supervisión de tu equipo ser algo divertido?

Supervisar a un equipo no es algo que se relacione normalmente con la felicidad. De hecho, la supervisión históricamente se ha asociado con sensaciones poco agradables tanto para el colaborador como para el líder, cada uno interpretando el rol de víctima y verdugo respectivamente. Entonces, si esta percepción se ha tenido a lo largo del tiempo, ¿Es posible hacer que sea algo divertido?

No sólo puede hacerse de manera divertida, sino que también puede transformarse en algo significativo si se relaciona con el impacto que se puede causar en las personas a las que servimos o ayudamos desde nuestro espacio de trabajo. Para ello, se debe realizar un trabajo previo que nos ayude a entender este impacto y que nos ayude a ver cómo mis actividades, a pesar de no tener un impacto en el cliente final, si son parte de una cadena de valor importante.

Los pasos para que este proceso sea eficiente y divertido son:

  1. Encuentra y comparte el propósito de lo que estás haciendo.

Si tu como líder tienes claridad del por qué haces lo que haces y el impacto que esto genera en términos de felicidad, bienestar o calidad de vida de los que sirves, te permite relacionar los resultados de tu grupo a ese impacto. El presentar tus resultados no en términos financieros sino en términos de impacto genera un mayor interés y motivación en las personas para ser parte de ese resultado. No es lo mismo decir: “Hoy vendí 10 helados” a decir “Hoy logré generar 10 sonrisas”.

  1. Realiza un ejercicio con todo tu equipo para ver dónde impacta cada uno.

En ocasiones, es difícil ver el impacto de tus actividades hacia el cliente final, principalmente si te encuentras en un área de soporte o alejada de quien recibe el producto o servicio. El mostrar de manera gráfica cómo se va componiendo un servicio o un producto ayuda a que la gente se sienta valiosa dentro de la cadena y a ver cómo sus acciones impactan a las diferentes partes de dicha cadena, pudiendo eventualmente generar repercusiones en el cliente.

  1. Crea un tema divertido para cada periodo.

Si ponemos atención a los intereses de nuestros colaboradores y creamos metas u objetivos con un tema de interés, hará que la gente esté más interesada. Puede parecer algo poco profesional o que no genera impacto, pero si logramos traducir las metas en algo que la gente relacione con sus hobbies, hará que esa meta se encuentre en una zona del cerebro más placentera. Por ejemplo, una empresa que tenía como prioridad trimestral la búsqueda de nuevas ideas de productos creó el tema: “El cielo es el límite”, dentro de la organización decoraron las oficinas con aviones y nubes en alusión al tema y lograron alinear y enfocar a todo el equipo para alcanzar la meta de una manera divertida, de hecho, los miembros del equipo propusieron que si se llegaba a la meta, la recompensa sería tirarse en paracaídas.

  1. Ofrece una recompensa divertida

Así como se comentó en el punto anterior, busca que, si vas a dar una recompensa, no esté alineada necesariamente a un bono. Esta es una excelente oportunidad de hacer que tu equipo esté mucho más integrado porque están en busca de una meta en común y, la celebración debe ser eso, un espacio en común en el que el líder comparta con el resto esa sensación de logro. Una carne asada, una sesión de boliche o algo que en conjunto haga feliz al equipo.

  1. Crea un espacio amigable para compartir los resultados

Tener un espacio en el que todo el equipo pueda mostrarse vulnerable y pueda levantar la mano para pedir ayuda o comentar posibles complicaciones es lo mejor que puedes tener. Normalmente, la rendición de cuentas es un espacio para mostrar errores o “áreas de oportunidad”. ¿Qué pasaría si estos espacios estuvieran para mostrar logros, asumir nuevos retos, proponer ideas y pedir ayuda?

Espero que estas 5 ideas te ayuden a que la supervisión de tus equipos tenga un enfoque más amigable y divertido y que tu equipo esté cada vez más unido y enfocado en el impacto que generan en el cliente final.

El Director de la Felicidad en la empresa. ¿Moda, tendencia o necesidad?

Desde hace ya algunos años ha surgido una nueva posición en las organizaciones, el Director de la Felicidad o Chief Happiness Officer (CHO). Algunos de los pioneros en implementar esta posición son Jenn Lim de Delivering Happiness, Chade-Meng Tan de Google y Alexander Kjerulf de WooHoo. Ellos, desde esta posición, han enfrentado el reto de mejorar los niveles de bienestar de las personas y logrado el éxito de sus organizaciones.

Apenas hace algunos años, podías escuchar de forma común las frases “los problemas se quedan en casa” o “vine a trabajar, no a hacer amigos”. Estas eran frases aceptadas en el medio empresarial en donde todo debía ser serio e impersonal, hablar de felicidad era para la casa o para el viernes con los amigos. 

Hoy, las cosas han cambiado drásticamente. Ya no se espera que las personas vivan dos vidas paralelas, la vida empresarial y la vida familiar. Se reconoce a la persona más como un ser integral y, aunque parezca que este cambio es muy pequeño, ha hecho una gran diferencia dentro de las empresas.

Contar con una persona responsable de la felicidad de las personas dentro de la organización, no es solo cambiar el nombre a la dirección de Recursos Humanos. Esta nueva idea intenta cambiar el enfoque de la organización de forma integral. Atraer a las personas correctas ya no es un tema en el que únicamente se deba tomar en cuenta el currículo o la experiencia previa, también las habilidades blandas y el tema cultural se debe considerar.

Siempre ha habido cultura en las organizaciones y siempre se ha hablado de clima laboral y de la responsabilidad de los líderes de generar un sano ambiente de trabajo. Pero, es hasta ahora que este tema toma mayor relevancia, en donde ya no se trata solo de integración o de trabajo en equipo, sino que toma tintes en los que se busca incrementar la resiliencia de las personas, la salud física y las relaciones positivas.

El mundo de la investigación también hizo un cambio de enfoque. Hace pocos años apareció la Psicología Positiva, con su padre Martin Seligman quien reunió a un grupo de psicólogos en Akumal, Quintana Roo, para intentar definir lo que sería la Psicología del futuro. En este encuentro, argumentaron sobre la importancia de no solo enfocarse en la patología o en eliminar lo que “no funciona” de las personas, sino en enfocarse en sus fortalezas y aprender a multiplicar aquello que les genera bienestar y provoca su “florecimiento”.

Históricamente, el enfoque hacia eliminar los errores, también se ha aplicado en los negocios. Las prácticas de “cero tolerancia a errores” o “buscar las áreas de oportunidad” son el pan de cada día dentro de las empresas. Con este enfoque, hemos construido culturas organizacionales en las que la primera ley de la supervivencia sale a relucir. En un ambiente en el que no es permitido equivocarse, las personas para “sobrevivir” aprenden a ocultar errores, a señalar y desconfiar de los demás y a esperar que den las 6 o 7 para salir corriendo del trabajo a un lugar “seguro”. 

En las últimas encuestas de Gallup, podemos encontrar que más del 86% de los trabajadores no son felices, mientras que las empresas que se han enfocado en crear y mantener una cultura de felicidad en sus organizaciones han logrado:

  • 51% menos rotación
  • 41% reducción en accidentes laborales

Ante esta realidad, las organizaciones se han visto en la necesidad de modificar su forma de ver al recurso humano, pasar de la visión de la administración de un “recurso” a la gestión de talentos y, ahora, a facilitar la felicidad de las personas. Es así como surge la necesidad de tener una Dirección de la Felicidad.

La principal función de esta reciente Dirección sobrepasa el rol de un gestor de talento para convertirse en un gestor de bienestar que impulsa, no solo un clima laboral sano, sino que propicia el crecimiento de las personas a través de incrementar sus niveles de bienestar y resiliencia. Facilita que tanto las instalaciones como la operación misma de la empresa permitan que las personas experimenten con mayor frecuencia estados óptimos, como el denominado por Mihaly Csikszentmihalyi, estado de FLOW, en el que las personas están tan enfocadas en lo que hacen que llegan a perder la noción del tiempo, o estados en los que se propicie la gratitud y las relaciones positivas. 

Por todo esto, el tener un Director de la Felicidad en nuestras empresas es más que una moda o una tendencia, es una necesidad básica que, por algún motivo, habíamos dejado de ver en el ámbito de los negocios. 

#CHO

#ExponentialHappiness

Balance entre bienestar presente y futuro

De acuerdo con Tal Ben-Shahar existen cuatro tipos de acciones que podemos llevar a cabo en todo momento.
Si nos fijamos cuidadosamente, podremos elegir las más adecuadas para maximizar nuestros niveles diarios de #Felicidad

Revisa esta infografía para identificar cada una de ellas.

 

Descarga y comparte la siguiente infografía dando click aqui:

Tu enfoque determina tu realidad

«No hay mejor manera de predecir el futuro que creándolo» – Steve Jobs

Si quieres que algo suceda, no hay como enfocarse en ello y hacer que suceda. En estos momentos de incertidumbre, ¿en qué deberíamos enfocarnos? Te compartimos esta infografía para darte ideas de cómo tener un enfoque fuerte en todo momento.

 

 

Descarga y comparte la siguiente infografía dando click aqui:

Go The Extra SMILE

Haz que todo los días estés a tu máximo potencial usando la Felicidad. Así es, tu puedes ser mucho más productivo y más pleno si te enfocas en estar Feliz. En esta infografía te compartimos 5 pasos para que saques lo mejor de ti en todo momento.

 

Descarga y comparte la siguiente infografía dando click aqui:

El camino a reinventarte

En estos momentos de cambio, en los que estaremos mucho tiempo en casa, podremos redescubrirnos y salir con nuevas ideas. Te compartimos esta infografía para que tomes ideas y salgas robustecido.

Descarga y comparte la siguiente infografía dando click aqui:

Saca lo mejor de tu equipo en estos momentos

Durante esta #Contingencia vamos a tener múltiples distracciones y será complicado estar enfocados en todo lo que tenemos que hacer. Te compartimos esta infografía que te ayudará a sacar tu máximo potencial y el de tu equipo.

 

 

Descarga y comparte la siguiente infografía dando click aqui:

Home Office: Mantén a tu equipo productivo

Durante esta #Contingencia, muchos de nuestros colaboradores deberán trabajar de manera remota. Te compartimos esta infografía para ayudarte a seguir siendo productivo usando Home Office.

 

Descarga y comparte la siguiente infografía dando click aqui:

Cómo volver a tu centro en 5 pasos

Hoy 20 de Marzo, día internacional de la Felicidad, queremos compartir contigo un video en el que te contamos sobre una herramienta que te ayudará a regresar a tu centro en momentos de stress, angustia o ansiedad.

Descarga y comparte la siguiente infografía dando click aqui: